lunes, 23 de julio de 2012

Problemática ambiental asociada a la descarga de aguas residuales no tratadas en el Táchira (Venezuela)




Universidad Nacional Experimental del Táchira
Vicerrectorado Académico
Decanato de Docencia
Departamento de Ingeniería Ambiental
Núcleo de Ingeniería
Fundamentos de Ingeniería Ambiental II

Autores: Estudiantes Lapso 2011-2
Compilador: Cárdenas González Marcos José (Ing.)

Problemática ambiental asociada a la descargas de aguas residuales no tratadas a los cuerpos de agua del estado Táchira

Uno de los recursos naturales más importantes para las personas y el resto de los seres vivos, es el agua. Tal es su importancia que la Constitución Nacional (Gaceta Oficial No. 5.908 del 19 de febrero de 2009) define, en su artículo 304, a las aguas como “insustituibles para la vida y el desarrollo” del país. Es por ello que la Ley Orgánica del Ambiente (Gaceta Oficial No 5.833 del 22 de diciembre de 2006) en su artículo 57 establece al tratamiento de las aguas como elemento que asegura la conservación de la calidad del agua, ya que no solamente representa un beneficio netamente ambiental, sino que además permite el resguardo de la población ante riesgos sanitarios asociados al contacto directo o indirecto con aguas contaminadas.
A pesar de la importancia del recurso hídrico, según VITALIS (2011), uno de los cinco primero problemas ambientales existentes en Venezuela es el “inapropiado manejo de las aguas servidas y residuales”, lo cual contribuye a la contaminación de los ecosistemas acuáticos. Resultan íconos de esta problemática nacional el lago de Maracaibo y el de Valencia, por solo nombrar un par de cuencas afectadas por la descarga de aguas residuales domésticas e industriales sin previo tratamiento.
La existencia de ríos y quebradas contaminados es común en Venezuela. De hecho, en el estado Táchira sólo basta la observación directa para percatarse de la alteración de las características originales de los cuerpos de agua superficial en muchas zonas. Ante esta situación, como parte de las evaluaciones de la unidad curricular Fundamentos de Ingeniería Ambiental II, del IV semestre de la carrera de Ingeniería Ambiental en la Universidad Nacional Experimental del Táchira, se solicitó presentar investigaciones preliminares que permitieran describir la problemática ambiental asociada a la descarga de aguas residuales en distintas comunidades del estado Táchira.
Conscientes de la importancia de esta problemática, tanto desde el punto de vista ambiental como sanitario, e incluso legal, se ha decido resumir y divulgar los distintos elementos descritos por los estudiantes, con el objeto de que sirva como llamado de atención a las autoridades, instituciones y comunidad en general que se traduzca en la unificación de esfuerzos para abocarse a la recuperación de los ríos y quebradas del estado Táchira. A continuación se presenta una síntesis de la información recabada.
Cuerpos de agua observados:
·         Río Carapo, Quebrada La Capacha, Quebrada La Yeguera (Mcpio. Junín)
·         Quebrada Charaveca, Quebrada El Padre (Mcpio. Cárdenas)
·         Caño Picho (Mcpio. Panamericano)
·         Quebrada La Cordera, Quebrada Bella Vista (Mcpio. Andrés Bello)
·         Río La San Juana (Mcpio. Ayacucho)
·         Quebrada Seca (Mcpio. Bolívar)
·         Quebrada La Capacha (Mcpio. Independencia)
·         Quebradas La Bermeja y La Potrera, Río Torbes (Mcpio. San Cristóbal)
Los distintos elementos más resaltantes que los estudiantes percibieron en la observación directa de los mencionados ríos y quebradas que sirven como indicativos de la problemática existente, son los siguientes:
·         Se perciben olores desagradables que las personas describen como olores a cloacas y/o cuerpos de animales en descomposición. Estos gases son producto de la degradación anaerobia de la materia orgánica presente en el agua residual (metano, amoniaco, sulfuro de hidrógeno)
·   El agua presenta coloración marrón, gris, e incluso en algunos casos color rojo dependiendo de la zona y el tipo de descarga existente. Adicionalmente se nota turbidez que también contribuye a darle color al agua.
·    En los alrededores de las quebradas y ríos observados, existe la acumulación de desechos sólidos de origen doméstico e industrial: neumáticos, objetos plásticos y metálicos, restos de animales (plumas, vísceras, pelaje…), incluso hay lugares donde se observan desechos de demoliciones de concreto.
·      Zonas donde existe agua estancada o con mínima velocidad superficial, se observan natas y espumas.
·         No se observan formas superiores de vida acuática (peces).
·        Casos puntuales donde existen procesos significativos de erosión en las márgenes de los cuerpos de agua en zonas de montaña.
·         Escorrentía de aguas residuales sobre la calzada de zonas urbanas.
·         Obras de construcción asociadas a la conducción y canalización de efluentes líquidos de origen doméstico se encuentran paralizadas en algunas zonas urbanas.
Como consecuencia de la misma observación directa, consulta con los habitantes cercanos a los cuerpos de agua, diálogos con el profesor de la unidad curricular y la revisión bibliográfica, se enumeraron las posibles causas de la problemática existente, de las cuales se extraen las más relevantes:
·         Descarga de aguas residuales de origen doméstico, tanto de viviendas de manera directa como de los colectores a los ríos y quebradas. De igual manera en algunas zonas existen descarga de efluentes líquidos industriales sin tratamiento, los casos más comunes son tenerías, mataderos, criaderos de animales, procesadoras de leche o café, y autolavados. Estas descargas tienen altos niveles de materia orgánica que al entrar en contacto con un cuerpo de agua, alteran el equilibrio ecológico: disminuyen el oxígeno disuelto por la actividad microbiana hasta crear condiciones anaeróbicas que generan malos olores y acaban con las formas de vida que requieren de este elemento químico para sus procesos metabólicos, cambian el color y turbidez natural del agua, introducen organismos patógenos, promueven el desarrollo de vectores, entre otros (Roa, 2002). Además, descargas improvisadas de agua residual propician o aceleran procesos erosivos en las márgenes de quebradas.
·    Crecimiento anárquico y desordenado en muchas áreas urbanizadas ha traído como consecuencia el asentamiento de la población en los alrededores de ríos y quebradas, sin respetar las distancias establecidas en la legislación ambiental vigente. A esto se le suma el hecho de que las instancias gubernamentales autorizan estas construcciones.
·      Ocupaciones y asentamientos ilegales (invasiones) vierten sus efluentes residuales sin las consideraciones sanitarias pertinentes.
·      Ausencia de colectores de aguas residuales y aguas pluviales en algunos casos puntuales de zonas urbanas y rurales. Además existen colectores colapsados.
·   Fallas administrativas en entes contratantes o empresas constructoras, generan la paralización y retardo de obras que permitirán la canalización de aguas residuales.
Posteriormente los estudiantes mostraron las consecuencias que tienen lugar por la contaminación de los cuerpos de agua. En las siguientes líneas se resumen dichos efectos:
·   Riesgo sanitario debido a la posible proliferación de enfermedades asociadas a la contaminación hídrica, ya sea por contacto directo con el agua o de manera indirecta por la generación de gases y vectores.
·         Pérdida de la biodiversidad asociada a los ecosistemas acuáticos, principalmente.
·    Molestias a la comunidad e instituciones asentadas cerca del cuerpo de agua como consecuencia de los malos olores y el impacto visual.
·   Los procesos naturales que se producen en el cuerpo de agua resultan alterados significativamente: disminución de oxígeno disuelto, superación de la capacidad de autopurificación, introducción de microorganismos patógenos, destrucción de la macrofauna, etc.
·         Pérdida del potencial de cuerpos de agua superficial y subterráneos con un potencial para ser utilizados como fuente de agua potable, recreación (alteración del paisaje) y riego.
A pesar de que los estudiantes no cuentan aún con la formación sólida sobre las distintas soluciones que se pueden presentar para el control de la contaminación de ríos y quebradas de la región, se señalaron recomendaciones generales que a continuación se sintetizan:
·     Promover el uso racional del agua potable ya que esto tiene un efecto directo sobre la cantidad de los efluentes residuales producidos.
·    Reutilizar las aguas residuales en actividades que no generen impactos ambientales negativos ni riesgo sanitario, previa realización de un análisis que así lo demuestre. Por ejemplo riego de frutales.
·     Campañas de sensibilización a las autoridades, comunidades y empresas, que promuevan la importancia del resguardo de los ecosistemas acuáticos. En el caso de los organismos gubernamentales competentes, se debe promover la voluntad política en el área ambiental que trascienda a hacer cumplir la legislación existente. Cursos de formación y capacitación técnica para autoridades y empresas que lleven a la toma de decisiones adecuadas para prevenir y minimizar la contaminación hídrica.
·  Promover y desarrollar proyectos de investigación que permitan diagnosticar la problemática, diseñar soluciones y ejecutarlas.
·     Diseño y construcción de proyectos de saneamiento ambiental que permitan la conducción y tratamiento de las aguas residuales domésticas e industriales. Tomar en cuenta desde su diseño las actividades de operación y mantenimiento que aseguren su sostenibilidad en el tiempo. Reactivar aquellos proyectos paralizados. Procurar el funcionamiento óptimo de las plantas de tratamiento existentes.
·        Promover el papel activo de las comunidades en el resguardo y vigilancia de los cuerpos de agua cercanos. Las comunidades deben exigir a las autoridades acciones concretas para solucionar la problemática.
·        Promover el reuso y procesamiento de los subproductos de actividades industriales como tenerías, mataderos, cría de ganado, etc.
·         Diseñar y ejecutar planes de gestión integral de los recursos hídricos donde se involucren las autoridades en sus distintos niveles, empresas, centros de investigación y formación, comunidades.
Por supuesto que la problemática de las aguas residuales en el estado Táchira es compleja y está relacionada con otros problemas de orden socioeconómico, urbanístico, gubernamental y de otras variables ambientales (como erosión, deforestación, etc.) las cuales en algunos casos se mencionaron por los estudiantes, no obstante se decidió hacer énfasis en las relacionadas con las descargas de desechos líquidos no tratados.
Finalmente no queda más que ratificar el llamado de atención a las autoridades locales, estadales y nacionales con competencia en el área, para que asuman su responsabilidad y formen inicialmente mesas de trabajo donde participen Universidades, ONGs, empresas y expertos, para trabajar de manera conjunta en la solución de esta compleja problemática que redundará en el beneficio de todos. Para ello, la Universidad Nacional Experimental del Táchira se coloca a la orden para contribuir en lo que sea necesario, mediante las distintas modalidades posibles: servicios comunitarios, asesoramiento a través de extensión, líneas de investigación, trabajos de grado, entre otros.

Referencias
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Gaceta Oficial 5.908 del 19 de febrero de 2009.
Ley Orgánica del Ambiente. Gaceta Oficial 5.833 del 22 de diciembre de 2006.
Roa, J.  (2002). Fundamentos básicos de los procesos ambientales para ingenieros. San Cristóbal, Venezuela: Fondo Editorial UNET.
VITALIS (2010). Situación ambiental de Venezuela 2010. Análisis de percepción del sector. Editor y compilador: Diego Díaz Martín, 2da edición, Caracas, Venezuela. Recuperado el 25 de mayo de 2012 desde www.vitalis.net


No hay comentarios:

Publicar un comentario